Los psiquiatras abogan por el binomio psiquiatra-enfermero para la atención del paciente con esquizofrenia

Los psiquiatras abogan por el binomio psiquiatra-enfermero para la atención del paciente con esquizofrenia

Artículo

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) –

Para mejorar la funcionalidad, el cuidado y la continuidad asistencial del paciente con esquizofrenia, los psiquiatras han abogado en el simposio ‘Una vida mejor para nuestros pacientes es posible: el papel crítico de Enfermería en Salud Mental’, que se ha celebrado en el marco del XXXII Congreso Nacional de Enfermería de Salud Mental, por la necesidad del binomio psiquiatra-enfermero, ya que el enfermero tiene un rol fundamental, pues el paciente expresa más cercanía y naturalidad con los enfermeros que el psiquiatra, lo que puede ayudar a identificar posibles dificultades.

Crear sinergias entre especialistas y apostar por el abordaje multidisciplinar facilita la atención y la calidad asistencial y para ello es fundamental que entre psiquiatras y enfermeros “tengamos una comunicación fluida, continua y bidireccional”, ha afirmado el profesor de Psiquiatría y Psicología Médica en la Universidad de Alcalá e investigador en el Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria, CIBER del área de salud mental, Guillermo Lahera.

En este sentido, durante el simposio, que ha organizado Janssen, la enfermera de la Unidad de Salud Mental Santa Cruz-Salamanca, del Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria, de Santa Cruz de Tenerife, Patricia Lana, ha afirmado que la frecuencia de visitas de los enfermeros al paciente fomenta una relación de confianza con el paciente y hace del enfermero un acompañante del paciente en su proceso de recuperación.

Por otro lado, los psiquiatras han señalado que los problemas para reconocer las emociones de los demás o interpretar adecuadamente las señales sociales y comprender correctamente ideas o intenciones, son algunos de las dificultades a las que se enfrentan día a día los pacientes con esquizofrenia y que impactan claramente en su calidad de vida.

“Los profesionales debemos ser conscientes de estas dificultades y utilizar una comunicación clara, inequívoca y respetuosa”, aha señalado el profesor Lahera, que ha incidido en que “los pacientes pueden sentirse fácilmente confusos o desbordados si utilizamos un estilo irónico, con doble intención o invasivo”.

Sin embargo, a pesar de que para los psiquiatras la asignatura pendiente sigue siendo el estigma que provoca la enfermedad y la discriminación que sufren los pacientes, los expertos han señalado que factores como el abordaje precoz, el desarrollo de una red integral de salud mental o la incorporación de fármacos eficaces y mejor tolerados han contribuido a mejorar la calidad de vida de las personas que padecen esquizofrenia.

Por último, Patricia Lana ha querido recalcar que una buena adherencia terapéutica es decisiva en la evolución de los pacientes psiquiátricos crónicos, ya que mejora su pronóstico, reduce el riesgo de recaídas, el deterioro que ellas conllevan, el número y tiempo de ingresos, el gasto sanitario y el índice de suicidio.